Mensaje de la Secretaría de la CIPF sobre sanidad vegetal y Covid-19

La Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF) es un tratado intergubernamental firmado por 184 países, cuyo objetivo es proteger los recursos vegetales del mundo contra la propagación e introducción de plagas y promover el comercio seguro. La Convención introdujo las Normas Internacionales para Medidas Fitosanitarias (NIMF) como su principal herramienta para lograr sus objetivos, convirtiéndola en la única organización global de establecimiento de normas para la sanidad vegetal. La Secretaría de la CIPF ha desarrollado una serie de mensajes y respuestas clave relacionados con la CIPF que abordan el reciente brote de Covid-19 y las lecciones que se pueden aprender de él para la comunidad fitosanitaria mundial. El propósito de este mensaje es proporcionar información relevante para IPPC sobre el contagio COVID-19.

  1. ¡Prevenir siempre es mejor que curar!
    Es una desafortunada coincidencia que durante el Año Internacional de la Sanidad Vegetal (IYPH, por sus siglas en inglés) en 2020, el brote global de Covid-19 está mostrando al mundo cómo adoptar medidas preventivas es esencial para proteger a los países de la introducción y propagación de enfermedades humanas devastadoras. La pandemia de Covid-19 está demostrando que prevenir es siempre mejor que curar, y esto se aplica a la salud de humanos, animales y plantas.
    «La mejor ciencia nos dice que si los países detectan, prueban, tratan, aíslan, rastrean y movilizan a su gente en la respuesta, podemos recorrer un largo camino para mitigar la transmisión», dijo el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) . Las acciones preventivas basadas en la ciencia, incluidas las medidas de cuarentena para contener las amenazas de virus invasivos son indispensables para proteger la salud de las personas, los animales y las plantas por igual.
  2. Viajes y comercio internacional: los virus no traen pasaportes a las fronteras, pero las plantas y otros bienes regulados requieren certificados fitosanitarios.
    Los virus y las enfermedades no llevan pasaportes cuando se trasladan de un país a otro, pero la mayoría de las veces se propagan involuntariamente por personas y mercancías que se trasladan. En comercio. Promover comportamientos conscientes y prudentes entre los miembros del público es esencial para alcanzar un objetivo global común y garantizar la salud en diferentes niveles. Las personas que se mueven por el mundo pueden ser un vehículo involuntario de infección, portador de virus y enfermedades de las plantas. Con la globalización y el aumento resultante en los viajes y el comercio internacional, es más probable que las plagas de plantas de diferentes tipos se trasladen a través de las fronteras con envíos y viajeros y propaguen estas plagas a tasas alarmantes. El brote actual de Covid-19 nos muestra que el mundo debe tener mucho cuidado con los viajes de las personas y estar preparado para enfrentar cualquier emergencia. En el área de sanidad vegetal también debemos facilitar el comercio seguro de plantas, productos vegetales y otros artículos, como contenedores marítimos que pueden permitir la propagación de plagas. La detección o la cuarentena son medidas de seguridad indispensables para contener una epidemia, ya sea una emergencia de salud humana, animal o vegetal.
  3. ¿Cuáles son los riesgos para los inspectores que inspeccionan envíos para certificar exportaciones o verificar que se cumplan los requisitos de importación?
    Los inspectores de envíos en la frontera pueden estar expuestos a riesgos sanitarios. Para preocupaciones de salud y seguridad con respecto a los envíos, consulte las pautas de la OMS sobre cómo proteger la salud humana durante el brote de Covid-19:
    https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for -public

La Secretaría de la CIPF también sugiere utilizar la certificación electrónica de la CIPF (ePhyto) siempre que sea posible.

Las ONPF y el personal de inspección pueden consultar las siguientes fuentes:
• https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019
• http://www.fao.org/2019-ncov/en/
• https://www.ephytoexchange.org/

  1. ¿Qué sucede si se retrasa un certificado fitosanitario para un envío?
    Durante estos tiempos sin precedentes, se producen muchos retrasos debido a fuerzas más allá del control de las ONPF y la industria. Siempre que sea posible, la Secretaría de la CIPF alienta a los países a ser lo más flexibles posible. Debido a las numerosas cancelaciones de vuelos y los retrasos en los puertos posteriores causados por el coronavirus, algunos miembros de IPPC están experimentando una situación en la que el certificado fitosanitario (PC) para un envío no llega a tiempo para la inspección o de acuerdo con sus límites de tiempo internos entre inspección y emisión o inspección y exportación. Algunos países están alentando a sus socios comerciales a enviar físicamente sus Certificados Fitosanitarios con los envíos para evitar demoras.
    La Secretaría de la CIPF también recomendaría hacer uso de cualquier actividad que pueda garantizar que un envío pueda procesarse de manera oportuna durante esta situación. Además, la Secretaría de la CIPF alienta a los países que utilizan la solución ePhyto de la CIPF a aprovechar al máximo esta herramienta para fines como este, especialmente para los países que tienen la capacidad de recibir PC electrónicamente y que ya cuentan con la infraestructura para no usar papel. Se alienta a los países a notificar a la CIPF sobre su estado a este respecto y a través de la herramienta de colaboración disponible en el ePhyto Hub. Para aquellos países que aún no han comenzado a utilizar el sistema, le sugerimos que investigue la implementación y el uso del Sistema Nacional Genérico ePhyto como un posible medio para garantizar la entrega de envíos de manera eficiente y oportuna.
  2. Proteger la salud de las plantas es esencial para la seguridad alimentaria, particularmente en situaciones de emergencia.
    Las plantas son una fuente principal de ingresos para casi la mitad de la población mundial y representan el 80% de los alimentos que comemos. La experiencia actual del brote de Covid-19 destaca la necesidad de garantizar que las plantas estén protegidas de los estragos de las plagas de plantas. El comercio de plantas y productos vegetales crea riqueza y apoya el desarrollo económico en muchos países del mundo. Sin embargo, una de las posibles consecuencias de esta emergencia global es la posibilidad de una interrupción del comercio, que a su vez podría comprometer el acceso a un suministro de alimentos seguro y estable. Es por eso que tomar medidas para garantizar un suministro seguro de alimentos frescos y proteger las plantas de las plagas es ahora más importante que nunca.
    Si bien Covid-19 está afectando la salud humana en todo el mundo, las plagas y enfermedades de las plantas siguen representando una amenaza para la producción de alimentos. Es particularmente importante en este momento no bajar la guardia y recordar siempre que una amenaza para la salud de las plantas es una amenaza para la salud y la prosperidad de las personas, especialmente las más vulnerables. En esta situación crítica, todos somos vulnerables y proteger la salud de las plantas se vuelve vital para nuestro propio bienestar. Este es el noble objetivo para el que se creó la CIPF, como lo expresa el eslogan de IYPH: «proteger las plantas, proteger la vida».
  3. Brotes de plagas y pérdidas económicas: «Pague un poco ahora o pague mucho más después»
    No espere, ¡actúe ahora para prevenir brotes de plagas! Una desaceleración económica global es uno de los resultados de esta pandemia. En general, la prevención cuesta menos que tratar y erradicar un brote. Esto es cierto para la salud humana y vegetal. «Actuar ahora para evitar una crisis es un enfoque más humano, efectivo y rentable que responder a las secuelas del desastre», subrayaron las autoridades de la ONU. Si las infecciones / infestaciones y los brotes que afectan la salud humana y vegetal no se detectan y controlan a tiempo, la erradicación de una enfermedad puede llevar varios años y costar millones de dólares, si es que puede contenerla. Lo que ahora está sucediendo con Covid-19 a nivel de salud pública es similar a lo que está sucediendo en los países africanos que abordan la plaga de la langosta del desierto. Según la FAO, el costo de responder al impacto de las langostas solo en la seguridad alimentaria será al menos 15 veces mayor que el costo de prevenir la propagación de este insecto.
  4. La salud es un problema global: el papel crucial de la comunidad internacional
    La coordinación global es esencial para abordar el Covid-19. Es hora de que la comunidad internacional actúe de manera más decisiva y coordinada. Cuando un virus como el Coronavirus tiene un brote en un país o en algunos territorios distantes, la comunidad internacional debe tomar nota y desarrollar una respuesta rápida y coordinada. Adoptar medidas divergentes podría ser aún más catastrófico para los países que viven en una emergencia. La prevención, la preparación, la salud pública, el liderazgo político y las personas son las 5 palabras clave que la DG de la OMS llamó al mundo para centrarse al considerar esta pandemia de Covid-19.
    La comunidad de sanidad vegetal puede aprender mucho de esto y es por eso que es importante que los países sigan las Normas Internacionales de IPPC para Medidas Fitosanitarias al establecer sus medidas fitosanitarias nacionales, armonizando así las medidas a nivel mundial. Compartir el conocimiento y las mejores prácticas es esencial para enfrentar las crisis mundiales y combatir a los enemigos comunes. Le recomendamos encarecidamente que tomen medidas técnicamente justificadas para proteger la salud de las plantas como otra advertencia de la emergencia actual.
Scroll al inicio
Ir arriba